Marcos Rojo se entrenó a la par y Oscar Romero rescindió

 

 

El capitán xeneize se recuperó de un desgarro que sufrió luego de reaparecer en Reserva tras una rotura de ligamentos cruzados en su rodilla. En tanto que el paraguayo liberó el cupo de extranjeros que buscaba el club.

Marcos Rojo, defensor y capitán de Boca Juniors, volvió ayer a entrenarse con todo el plantel en el predio de Ezeiza, mientras el mediocampista ofensivo paraguayo Óscar Romero rescindió su contrato de común acuerdo con el club y libera el primer cupo de extranjeros para la posible llegada del uruguayo Edinson Cavani.

Rojo, de 33 años se rompió los ligamentos cruzados de su rodilla derecha el 12 de octubre del año pasado en la victoria por 1 a 0 ante Sarmiento en Junín.

Su regreso provisional fue en la Reserva, cuando vio frustrada su primera chance de volver, en la Copa Libertadores frente a Colo Colo de Chile, afectado por un desgarro.

“No tengo certezas sobre el regreso de Marcos a las canchas, pero va a empezar a entrenarse con el grupo. Sin presiones, porque no queremos apurarlo, porque se tiene que acondicionar tras nueve meses sin jugar”, explicó el DT Jorge Almirón el lunes pasado en conferencia de prensa.

De esta manera, el DT boquense no le puso fecha a su regreso y ahora se verá día a día cómo viene su adaptación física y futbolística: ayer ya dio su primer paso al practicar a la par de su compañeros.

En tanto, Óscar Romero firmó en la víspera su rescisión de contrato, que vencía a fin de año, y seguramente seguirá su carrera en el exterior, más allá del interés de San Lorenzo en contar con sus servicios.

El mediocampista ofensivo paraguayo jugó 65 partidos en Boca, anotó 4 goles, ganó tres títulos y expresó ayer que su desvinculación se dio “en muy buenos términos, me voy contento y nunca me olvidaré de Boca”.

Su salida es importante para la dirigencia xeneize porque es el primer cupo de extranjeros que se libera y eso abre las puertas para el esperado arribo de Cavani.

Y más si se tiene en cuenta que el venezolano Jan Hurtado, quien el martes había dado su palabra para irse a la Liga de Quito, ayer dijo a los integrantes de la secretaría de fútbol que por un tema familiar lo tiene que volver a pensar y que no está decidido de irse a Ecuador.

Así las cosas, la llegada del delantero uruguayo depende ahora de su desvinculación del Valencia de España, ya que el futbolista tiene un contrato que vence el 31 de diciembre de 2024 por un valor de 3 millones de euros.

Cavani sabe que Valencia, que ya avisó que no lo tendrá en cuenta, también necesita su salida para poder comprar otro jugador.

Para Boca, la llegada del Matador es prioridad en este mercado de pases, con los octavos de final de la Copa Libertadores ante Nacional de Montevideo a la vuelta de la esquina.

Además, Boca busca un marcador central, un mediocampista y un extremo, y el que interesa para esa posición es Diego Valoyes, quien juega en Talleres de Córdoba.

Por último hay una traba impositiva que no permite que Alan Varela pase al Porto de Portugal, que pagará 9 millones de dólares, más 3 millones y medio por objetivos y 20 por ciento por plusvalía. Según informó el diario portugués A Bola, la dirigencia xeneize pretende recibir una parte del monto total del pase con el objetivo de comenzar a pagar ya mismo los impuestos sobre la venta del jugador.

Por otra parte, el Porto buscan comenzar a abonar la compra a partir de septiembre por fair play económico. Este mínimo detalle es lo que frena el acuerdo, aunque en Boca son optimistas y creen que la operación se realizará.

compartir

Leer tambien

Serie A: Inter goleó, con gol y récord de Lautaro

      En el marco de la vigésimoquinta fecha del Calcio, el Neroazurro goleó …