“El dolor se aplacó, pero es mejor ir a Olivos”

 

 

 

El presidente Alberto Fernández pasó una noche tranquila en la Residencia de Olivos y se quedará allí con una agenda reducida, recuperándose de los dolores lumbares que le provoca una hernia de disco y que el martes lo obligó a una consulta médica en el Sanatorio Otamendi, al que concurrió supervisado por su médico personal, Federico Saavedra. Antes del viernes se le hará una infiltración en la zona afectada.

“El dolor por la hernia de disco se aplacó, pero por orden médica es mejor llevar la agenda a Olivos para acotar la movilidad”, detalló el Presidente en declaraciones a la prensa.

“Me siento bien. Una hernia de disco que se desplaza genera un dolor muy intenso. Ese dolor ha mermado a base de analgésicos pero me exige acotar la actividad. Por eso mi agenda seguirá en Olivos y lamentablemente debí suspender los viajes que tenia previstos a Chaco y a Entre Ríos que trataré de hacerlos la semana entrante”, sostuvo, ante una consulta del portal infobae.

Y destacó que “la agenda de reuniones seguirá en Olivos tratando de acotar mis movimientos. Antes del viernes me someteré a un bloqueo, que es como una infiltración en el disco herniado. En ese mismo disco tuve el mismo problema hace 16 años y me sometí al mismo tratamiento con resultados muy buenos. No es nada grave aunque sin tratamiento adecuado te genera dolores muy intensos”.

El jefe de Estado debió ser trasladado al Sanatorio Otamendi en la noche del martes por un fuerte dolor en la espalda y según se precisó en un comunicado desde Presidencia de la Nación, tiene una hernia de disco lumbar. Sin la presencia de funcionarios, permaneció allí acompañado por su médico personal.

compartir

Leer tambien

Arrancan las clases en Caba y siete provincias, pero el paro docente sigue firme

      Ctera convocó a una huelga, a pesar de la convocatoria salarial del Gobierno. Las …