Cristina Fernández: “Me quieren presa o muerta”

 

 

 

La vicepresidenta lamentó que no se avanzara con las líneas de investigación en la que se vinculan a dirigentes de Juntos por el Cambio.

La vicepresidenta Cristina Fernández cuestionó ayer el cierre de la investigación del atentado en su contra, que podría ser elevada a juicio oral próximamente, y apuntó contra la jueza y el fiscal de la causa, María Eugenia Capuchetti y Carlos Rívolo, respectivamente, a los que acusó de querer “evitar conocer la verdad” al no tener en cuenta testimonios que vinculaban al hecho a dirigentes de Juntos por el Cambio.

Lo hizo poco después de que la Fiscalía solicitara elevar el expediente a juicio oral, al entender que ya estaba finalizada la etapa de instrucción y que se ha comprobado “que los imputados habían ideado un plan para llevar a cabo el asesinato”.

A través de una carta que publicó en las redes sociales, la ex mandataria nacional sostuvo que en el último dictamen, se “omite por completo valorar todo lo relacionado” con las hipótesis “que apuntan a personas que van más allá” de los actuales acusados, Brenda Uliarte, Fernando Sabag Montiel y Gabriel Nicolás Carrizo.

“Como he dicho, no hay práctica más clara para buscar la impunidad de causas complejas, que partirlas en pedacitos. Lo que queda no se investiga nunca más. Y Comodoro Py tiene un penoso historial en ese sentido”, sostuvo la ex jefa de Estado.

Al respecto, señaló que “el fiscal Rívolo dio por cerrada la investigación del intento de asesinato que sufrí el 1 de septiembre del año pasado y pidió la elevación a juicio de la causa únicamente respecto” de esos tres sospechosos.

Para Cristina, ni la jueza ni el fiscal “quisieron investigar el intento de asesinato y ahora pretenden cerrar la investigación con una celeridad que nunca demostraron en ninguna causa”, pero no dedicaron “ni una sola palabra a sopesar” las pruebas producidas en relación con la posible relación en el ataque del ex viceministro de Seguridad y ahora diputado del PRO, Gerardo Millman, muy cercano a Patricia Bullrich.

“Ni siquiera menciona la reciente declaración de Ivana Bohdziewicz, ex asesora de Millman, en la que contó cómo la llevaron a borrar su celular a las oficinas de Patricia Bullrich, en Av. De Mayo. Curiosamente, este hecho es el único ‘olvido’ de Rívolo al repasar los testimonios brindados en la causa. Como es de público conocimiento, todas las pruebas producidas en relación con la participación de Millman han resultado incriminatorias”, lamentó.

Según la Vicepresidenta, “toda la investigación se caracterizó por evitar conocer la verdad” y “está plagada de testigos que borraron sus teléfonos, prueba que se destruyó sin investigar sus causas y motivaciones, y un intento evidente y desesperado por evitar hallar la posible participación de terceros, financistas e instigadores”.

Asimismo, Cristina Kirchner criticó a Rívolo por acusar a Carrizo únicamente de haberles otorgado al resto de los imputados un arma que no se usó, cuando en su teléfono “tiene mensajes tales como ‘ahora vamos a matar al jefe de la Cámpora’ y hace constantes alusiones a un alto nivel de organización del atentado”.

compartir

Leer tambien

Bajan impuestos a heladeras, lavarropas y neumáticos

      La medida incluye a insumos plásticos. El vocero presidencial Manuel Adorni, uno …