Almirón reconoció que Boca estuvo desconcertado

 

 

 

El entrenador asumió la responsabilidad por la pobre actuación en Mendoza. Riquelme esperó al plantel en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza luego de la dura caída contra Godoy Cruz.

El vicepresidente segundo de Boca Juniors Juan Román Riquelme, en las horas previas a su partido homenaje en La Bombonera, esperó en la madrugada del viernes al plantel luego de la dura caída ante Godoy Cruz en Mendoza por la Liga Profesional.

El dirigente se quedó en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza hasta el regreso del equipo desde la provincia cuyana, donde recibió un 4-0 del Tomba que significó la novena derrota en el torneo.

Los jugadores llegaron al predio pasadas las 4 de la mañana para retirar sus automóviles y se sorprendieron con la presencia de Román, que los reunió junto al cuerpo técnico para transmitirle su desagrado por la actuación y su estado de alarma por la campaña.

Tras la caída en el estadio Malvinas Argentinas, Boca quedó con 28 unidades, ya sin chances matemáticas de pelear por el título cuando todavía restan seis fechas.

El delantero Darío Benedetto, uno de los referentes del plantel, reemplazado al comenzar el segundo tiempo, no estuvo en el encuentro porque se marchó directamente a su casa desde el aeropuerto.

“Todavía no tengo claras las cosas. Fue un partido raro. Nos hicieron el primer gol muy rápido y hasta la jugada del penal no habían llegado. El segundo fue antes de terminar el primer tiempo. El tercer y cuarto gol fueron raros, evitables”, sostuvo el entrenador Jorge Almirón al término del partido.

“La verdad es que el equipo estuvo desconcertado. Intentó recuperarse, pero no pudo. Somos responsables todos y el primero soy yo”, señaló el entrenador, quien pese a la dura caída de anoche dio la cara ante la prensa y fue el único en hacer declaraciones.

Las palabras del técnico son el reflejo de la dura derrota que sufrió Boca en Mendoza, para un equipo que ya suma seis caídas en la Liga Profesional y que está a 22 puntos del puntero, River Plate, a seis fechas de terminar el torneo.

La posición del equipo xeneize en la tabla general (la suma de la Liga y la Copa de la Liga que se jugará en el segundo semestre) que otorga tres cupos a la Libertadores -los dos primeros directo a fase de grupos y el tercero a repechaje- y cinco a la Sudamericana, preocupa mucho a la dirigencia.

El camino es largo todavía, pero el equipo sigue sin dar respuestas en su juego, más allá de la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Algunos piensan que la cantidad de lesionados es una de las explicaciones del cuerpo técnico para no encontrar una línea de juego, en parte con razón, ya que entre ellos están averiados futbolistas como Luis Advíncula, Marcos Rojo, Frank Fabra, Luca Langoni, Miguel Merentiel y Exequiel Zeballos.

En las redes sociales, los hinchas piden incorporaciones en el plantel, pero más allá de que el sistema de transferencia de la Fifa para reforzar con jugadores del exterior está abierto, el mercado local recién empezará el 31 de julio cuando termine la Liga. Y entre el 1 y el 3 de agosto se jugará los partidos de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. El tiempo para las incorporaciones será muy corto y las exigencias a futuro son muchas. Y más en un año político, ya que en diciembre se elegirán autoridades en el club.

compartir

Leer tambien

9 de Julio: Chaquito Campeón

      El sábado por la tarde noche se vivio una jornada deportiva en …