Rossi, el más nombrado para reemplazar a Manzur

 

 

 

Según trascendió, a principios de esta semana, el Presidente le ofreció el puesto al titular de la AFI a y éste aceptó el convite. La confirmación será en una semana.

Ya casi no quedan dudas: en Casa Rosada el nombre que más fuerte suena para reemplazar al Jefe de Gabinete, Juan Manzur –que decidió dejar su cargo para ir a hacer campaña a Tucumán– es el de Agustín Rossi, actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia. El martes, antes de que el Presidente viaje a Tafí Viejo junto al tucumano para encabezar el acto en el que dijo «ahora que viene un tiempo de inflexión vamos a devolverle a Juan a los tucumanos para que lleve al triunfo al peronismo», mantuvo un desayuno de Trabajo en la Quinta de Olivos con Rossi. Allí, Alberto Fernández le habría propuesto ocupar el cargo y él habría aceptado. Para la confirmación oficial, sin embargo, faltan algunos días porque, según dicen cerca del Jefe de Gabinete, Manzur aún «tiene que terminar de ordenar la transición». Una fecha estimada para que ocurra el cambio es el 15 de febrero, un día antes de que se realice la mesa nacional política en la sede del PJ.

«A partir de hoy asumo la total y plena responsabilidad como jefe de campaña de Osvaldo Jaldo», disparó Manzur sobre el escenario el martes pasado. Inmediatamente comenzó la famosa «danza de nombres» para intentar adivinar quién sería su reemplazante. Desde Casa Rosada, decían que no hubo «tal danza», porque ya estaba definido de antemano el nuevo titular. Quien ocupe ese puesto será una figura central en los meses que quedan de gestión y una persona clave durante toda la campaña que comienza.

Dentro del oficialismo eran varias las personas de peso que consideraban que «el reemplazante natural» de Manzur era Juan Manuel Olmos, vicejefe de gabinete y hombre de confianza del Presidente. El problema es que el funcionario tiene «bajo perfil» y, dicen, por eso no quiso aceptar tal nivel de exposición. «Olmos no es», confirmaban en Balcarce 50 al cierre de esta edición. Según trascendidos, el vicejefe de ministros estaba dispuesto a tomar la responsabilidad operativa en caso de que Manzur decidiera no irse, sino tomar una licencia. Esa fue una opción que se barajó hasta último momento en Casa Rosada, pero que quedó descartada.

Si Manzur hubiera definido tomar una licencia y no renunciar, como finalmente ocurrirá, surgía un problema: él se iría a Tucumán con la idea de volver y, en la gestión, lo iba a reemplazar Olmos, pero en lo formal debía quedar otro ministro para que firme y se encargue de la cuestión burocrática. «Es como la subrogancia de los jueces, siempre tiene que quedar un ministro a cargo», habían explicado a este diario cerca de Fernández y ponían como ejemplo que, cuando el ministro de Economía, Sergio Massa, se ausenta, firma en su lugar el ministro de Transporte, que es de su mismo espacio político. El problema radicaba en que, posiblemente el que hubiera tenido la responsabilidad de «firmar» en lugar de Manzur era el titular de Interior, Eduardo «Wado» de Pedro. Un ministro que tiene el vínculo roto con Fernández.

Rossi tiene un perfil mucho más político y es una figura más conocida, no solo que Olmos, sino también que Manzur. Además, «el Chivo» tiene un vínculo innegable con los demás sectores de la alianza oficialista, especialmente con Cristina Fernández de Kirchner. Él no solo fue el presidente del bloque del Frente para la Victoria en diputados durante el Macrismo, sino que antes había sido su ministro de Defensa entre mayo de 2013 y diciembre de 2015. Un cargo que también ocupó en el gobierno de Alberto Fernández hasta que en 2021 renunció porque fue a hacer campaña a su provincia, Santa Fe. Allí sostuvo una fuerte interna con el gobernador Omar Perotti por la candidatura a senador nacional.

En aquel momento, Rossi se alejó del Ejecutivo para cumplir con una «regla ética», que impuso Fernández. Antes de las PASO, el mandatario dijo que los funcionarios que querían ser candidatos debían dejar la gestión. Algo que, según repite, también impondrá este año. Como ministro de Defensa asumió en ese entonces Jorge Taiana, que aún sigue en cargo. Rossi, más allá de su desplazamiento, siguió teniendo buen vínculo con el Presidente y hasta se convirtió en uno de sus hombres de confianza y consulta permanente. Por eso, en junio de 2022 volvió a la gestión, esta vez como titular de la AFI, en reemplazo de su anterior interventora, Cristina Caamaño.

Aún no se sabe, en caso de que Rossi finalmente sea la persona que fue elegida para ser el jefe de los ministros, quién quedará a cargo de la Agencia de Inteligencia. Es una incógnita para la que también habrá que esperar. Allí, dicen, será necesario que asuma alguien con el suficiente peso político para llevar adelante la tarea que comenzó Caamaño y continuó Rossi.

Otros de los que circulaban como posible reemplazo de Manzur eran el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. Desde el entorno de ambos, al cierre de esta edición, seguían negando esas versiones y decían que los ministros no habían recibido ofrecimientos.

compartir

Leer tambien

Valdés define detalles de su viaje de gestión a Alemania y espera ser recibido por el Papa

      El mandatario estará en las próximas horas en Hamburgo, en una feria …