Los líderes del PRO posaron para la foto de la unidad

 

 

 

Macri reunió a Larreta, Bullrich y Vidal en San Isidro después de los cruces por la Ciudad.

Los referentes de Pro se reunieron ayer en un intento de frenar la escalada del conflicto interno que provocó la decisión de Horacio Rodríguez Larreta de convocar a “elecciones concurrentes” en la ciudad de Buenos Aires, una medida que Mauricio Macri, su exmentor, calificó de inconsulta. Tras una extensa cumbre en San Isidro, que fue encabezada por el expresidente, buscaron dar por cerrada la polémica en torno a la doble votación en el distrito porteño con el propósito de enviar una señal de unidad ante la inestabilidad cambiaria y el crecimiento de Javier Milei en los sondeos.

A lo largo de la conversación, analizaron la situación financiera y la disparada del dólar blue, en la antesala de la reunión del próximo martes de la mesa nacional de Juntos por el Cambio con los economistas del espacio que diseñan el plan de gobierno. A su vez, debatieron la estrategia electoral con vistas a los próximos comicios. No hubo definiciones sobre las candidaturas, pero concordaron en que deberán articular la política y coordinar una narrativa económica para consolidarse como una alternativa de gobierno y evitar el desgaste de las fricciones internas. De hecho, consensuaron avanzar con la incorporación de José Luis Espert a JxC, que ya fue aprobada por el resto de los socios del frente opositor. Ese fue uno de los temas centrales en la cumbre en San Isidro. Y el punto que provocó más rispideces.

El encuentro entre los jefes opositores, que se extendió durante más de dos horas, se realizó en la casa del exministro Jorge Triaca y contó con la presencia de los aspirantes presidenciales de Pro: Larreta, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal.

Tras una semana turbulenta para el Gobierno por la tensión cambiaria, los líderes de Pro intentaron exhibir un gesto de distensión ante la opinión pública con el objetivo de dar certidumbre. De hecho, posaron para una foto conjunta. Ese fue el mensaje más potente de la reunión en la que no hubo definiciones resonantes. Por caso, Vidal mantiene latente la posibilidad de subirse al ring electoral. Quienes la tratan a menudo dicen que la decisión es personal, pero toma fuerza la chance de que anuncie durante los próximos días que no será candidata a presidenta. ¿Jugará en la ciudad, como le piden sus íntimos? Esa maniobra podría activar un nuevo conflicto en Pro, ya que Jorge Macri no contempla desactivar su proyecto para suceder a Larreta.

En la previa del cónclave, todo indicaba que el asunto más álgido sería la discusión por el armado en la Ciudad, pero, finalmente, no lo abordaron en profundidad. Incluso, según pudo reconstruir La Nación, la mayor parte de la reunión transcurrió en un clima de camaradería, pese a que hubo reproches cruzados por las decisiones inconsultas. Hasta fluyeron bromas sobre la superpoblación de candidatos en la grilla del Pro en el distrito porteño o sobre el armado bonaerense. ¿Macri dio por concluido el enfrentamiento con Larreta? Por lo pronto, se impuso la idea de descomprimir y recomponer los vínculos para lograr una mayor sinergia. Es que los jefes de Pro entendieron que estaban frente a un punto de inflexión por la proximidad del cierre de listas y la crisis.

compartir

Leer tambien

Axel Kicillof en Florencia Varela: «El ajuste de Milei lo está pagando el pueblo»

    El gobernador bonaerense encabeza un acto en Florencio Varela, en el sur del …