Iberá: los guacamayos rojos crecen y despliegan su colorido en los cielos

 

 

 

La fundación Rewilding Argentina, que trabaja con el Gobierno de Corrientes en la reintroducción de especies, anunció que son cinco los guacamayos rojos que vuelan libres en el Parque Iberá.
De acuerdo a la fundación, hace unos 150 años que la especie se extinguió en la provincia, con la que se alteró el bienestar del ecosistema del Iberá. «Por esta razón, desde hace 7 años trabaja para devolverle al Iberá el rol ecológico del guacamayo rojo», explicaron.
«Los cinco nuevos individuos que hoy viven en libertad en Iberá son fruto del trabajo en conjunto con el EcoParque de Buenos Aires, donde se reproducen y crían ejemplares de guacamayo rojo para donarlos al proyecto de reintroducción en Iberá», comentaron.
Los portales Cambyretá y Yerbalito, al Norte del Parque, son los lugares donde estos nuevos especímenes ya vuelan en libertad.

TEMPORADA DE
REPRODUCCIÓN

Para resaltar es que la primavera es la temporada reproductiva de estas aves. «Con los primeros calores, lluvias y la explosión de colores en Iberá, las parejas comienzan a utilizar y defender con ahínco sus cajas nido», destacaron desde la fundación que realiza un celoso seguimiento de los ejemplares reintroducidos.
La temporada reproductiva en Iberá ocurre generalmente de septiembre a marzo y dura unos seis meses. La temporada 2021-2022 duró diez. Los incendios del verano obligaron a evacuar a los cuatro pichones que crecían en el portal Cambyretá del Parque Iberá. Lamentablemente, dos de ellos no lograron sobrevivir, los dos restante fueron entrenados en el Centro Aguará para aprender a volar, a reconocer frutos nativos y a escapar de los predadores. Finalmente, siete meses después de su evacuación, volvieron a Cambyretá y no tardaron mucho en realizar sus primeros vuelos libres, hacer travesuras siguiendo a los demás guacamayos y encontrar frutas nativas.
El balance de dicha temporada dejó como saldo tres parejas reproductivas, doce huevos, seis eclosiones, cuatro pichones que pasaron las 48 horas de vida y dos pichones que «volaron del nido», según una publicación de Rewilding.
El equipo se encuentra a pleno en la temporada reproductiva 2022-2023, la cuarta desde que la especie volvió a Corrientes. «Las cajas nido fueron puestas a punto, las cámaras instaladas dentro, los campamentos armados, los equipos de escalada chequeados y acopiados todos los elementos de manejo de pichones: papillas, balanzas, termómetros, jeringas, sondas, planillas», detallaron.

 

 

 

compartir

Leer tambien

Corrientes celebra el 436º aniversario de su fundación

      La capital provincial celebrará esta jornada con un acto que se llevo …