El equipo de Demichelis ganó con polémica en el nuevo Más Monumental

 

 

 

El Millonario arrancó abajo pero lo dio vuelta con dos penales, uno muy discutible. Sobre el final, le anularon el empate al Bicho por «un offside grande como un microbio». El homenaje a los campeones del mundo, escueto.

A River le dieron dos penales, uno que fue claro, una mano evidente, y otro que dejó muchísimas dudas…

A Argentinos Juniors le anularon sobre la hora una jugada que terminó en gol, por un offside que no pareció tal, una infracción cobrada por el VAR que una vez más hizo volar por los aires la idea de que la tecnología había llegado para traer justicia al fútbol.

Ganó River 2 a 1 y el resultado no está mal si se lo mide por lo que el equipo produjo en gran parte del segundo tiempo, aunque el empate si se balancean los 90 minutos no hubiera estado del todo mal.

El final con suspenso en la jugada del fallido empate de Argentinos Juniors provocó alivio entre los hinchas de River, pero le puso un poco de paño frío al triunfo y a una jornada que se presentaba para la gran fiesta por la remodelación de un estadio que lucía hermoso con sus más de 83 mil espectadores y con el preludio del homenaje a glorias del club.

El acto en el que se reconoció a jugadores que tanto le dieron al fútbol nacional para los tres títulos mundiales resultó gélido, confuso, desprolijo. Y esto se explica porque entre los invitados figuraba Daniel Passarella, idolatrado por quienes lo vieron jugar pero odiado por muchos que creen que fue el principal responsable del descenso del 2011. Y entonces para que la presencia del exjugador, exDT y exdirigente pasara lo más inadvertida posible, los organizadores armaron un homenaje de apuro, sin ninguna gracia. Estaban además de Passarella, Fillol, Enrique, Alonso, Ruggeri, la hija de Luque, Aimar y Ayala, junto con Armani, se entregaron plaquetas y listo. No hubo silbidos para Passarella, eso sí.

Después del promocionado acto por el morbo que generaba la presencia del excapitán de la Selección el fútbol, un partido con vaivenes, llegadas repartidas y muchas polémicas.

Argentinos fue un poco más en el primer tiempo y logró ponerse en ventaja con un cabezazo de Kevin Mac Allister tras un tiro libre. En esa primera mitad River sólo inquietaba algo con Paradela, claro para jugar y picante para rematar desde afuera.

En el segundo tiempo se imponían cambios y River mejoró mucho con ellos. Rojas por Herrera y Barco por Aliendro le dieron otra dinámica. También el penal convertido por Borja por una supuesta falta a Enzo Pérez, cambió los ánimos y la tesitura del partido.

Se fue lesionado Borja, entró Rondón que no anduvo mal y no extrañó que River diera vuelta el resultado con otro penal (esta vez claro, por mano de Mac Allister) y que pasara a manejar los tiempos del partido. Pero en el último tramo Argentinos fue a buscar el empate y casi lo consigue primero con un cabezazo de Federico Redondo, el hijo de Fernando, de gran prestancia y sobre el final con la jugada del offside grande como un microbio. A los de Argentinos les quedó la sensación de que fue injusticia grande como un elefante.

compartir

Leer tambien

Durísima sanción a Boca Unidos: suspenden a 9 jugadores del plantel

    En un fallo del Tribunal de Penas de la Federación Correntina de Fútbol …