Home / Deportes / Alfaro: Probara con linea de tres para enfrentar a River

Alfaro: Probara con linea de tres para enfrentar a River

 

 

El BocaLab ya existe. Es un centro de alto rendimiento, ubicado justamente en el predio de Casa Amarilla, en el cual se estudia el perfil del futbolista, analizando sus déficits y fortalezas. ¿El objetivo? Optimizar la performance individual para potenciar el rendimiento colectivo. Bueno, algo parecido sucederá ahí mismo, en el complejo Pedro Pompilio, cuando desde este miércoles se lance el LechugaLab. Sí, serán tres dobles turnos, en los que Alfaro comenzará a estudiar virtudes y defectos y a darle a formar al nuevo esquema que tiene pensado para intentar revertir la semi con River. Y en ese sentido, uno de los sistemas que el DT probará será la línea de tres en el fondo, un cambio sustancial con respecto a su dibujo táctico habitual.

La derrota en el Monumental golpeó fuerte en general, pero al entrenador en particular. Los cuestionamientos sobre su planteo fueron el centro de las críticas. Y por eso, desde el día después, el DT empezó a buscarle la vuelta para revertir ese 0-2. Así, lo primero que hizo fue tomar la medida de hacer concentrar al plantel desde el martes por la noche hasta el sábado a la mañana. Y dedicarle tres dobles turnos (arranca hoy) a ensayar las veces que sea necesario dos variantes de esquemas que tiene en su cabeza para lastimar a River.

Habrá que ver con cuál arranca primero, pero una de sus ideas principales es darle forma a una línea de tres, que muchas veces termina siendo de cinco a la hora de defender, pero que en este caso tendrá una mayor postura ofensiva. Por eso, para aplicar este sistema, el DT insistió tanto con retener a Junior Alonso, convocado para este fecha FIFA por Paraguay. Al final, la gestión no prosperó, pero más allá de no tenerlo en estos días, Lechuga quiere al guaraní para ser uno de los centrales, con López e Izquierdoz.

A partir de ahí, el DT deberá definir el mediocampo. Y por ende, el resto del sistema. Por lo pronto, su mayor inclinación sería por probar un 3-4-3 o un 3-4-1-2. En esa segunda línea, deberá resolver, principalmente, quiénes van por afuera. Los de adentro parecen cantados: Marcone y Mac Allister (De Rossi, quien se sumó ayer al grupo, llegaría justo). Por la derecha, Lechuga primero evaluará cómo está Salvio para hacer ese recorrido. Si Toto, guardado ante Defensa, se pone a punto, es la mejor opción. Aunque también hay que evaluar si haciendo toda la banda no pierde lucidez para lastimar arriba. Si el ex Lanús no está a pleno, por ahí jugaría Buffa. Y el hombre que llegó de Benfica sería extremo por derecha.

¿Y en la izquierda? En principio, ese lugar de lateral-volante será para Fabra. Aunque la realidad es que ni el colombiano ni Mas vienen en un nivel que ofrezca garantías. Frank propone mayor profundidad, sin embargo, también un juego más displicente en un partido de altísima concentración. Alfaro ya jugó de esta forma ante Vélez en la Bombonera. Y ahí, con Licha, Izquierdoz y Alonso, por las bandas puso a Buffa y Mas. Pero ahora, claro, debe revertir dos goles

Arriba, en tanto, si se inclina por el poder de desequilibrio de Salvio en los metros finales (de lo contrario, Villa), deberá definir el nueve y el que vaya por la izquierda. Con Wancho lesionado, Soldano o Hurtado serán la referencia de área. Y luego, entre Zárate y Tevez se disputarán el otro lugar. Mauro, por ahora, está por delante del 10.

También ahí existe la opción de que uno de los dos juegue retrasado y que Salvio y Soldano o Hurtado lo hagan decididamente de puntas. Pero todo, claro, está por verse. O por ensayarse. Puede, incluso, que la prueba no conforme al entrenador y regrese a lo tradicional. Lo concreto es Lechuga armará un laboratorio para sacarle el mayor jugo posible al tiempo.

Ante el nuevo esquema, buscará generar repentización de movimientos, provocar nuevas sociedades, aceitar el circuito de generación, coordinar los relevos y trabajar esencialmente en el retroceso. Porque por más de que se trate de un sistema más ofensivo, Alfaro sabe que un gol de River en la Bombonera obliga a Boca a meter cuatro para pasar a la final. Por eso, tampoco se va a regalar ni planteará un partido de “palo y palo”. Ahí, entiende, llevaría las de perder ante un rival que tiene sus funcionamiento más mecanizado.

Lechuga sabe que los grandes equipo se forman a partir de la defensa. Y eso hará en estos días, moldear un Boca que se arme de atrás para adelante. Y que pueda lograr un golpe histórico: darle vuelta la serie a River y llegar a la final…

Compartir

Leer tambien

River rescató un empate frente al complicado Arsenal en Sarandí

    River Plate, con un equipo alternativo por su compromiso del martes ante Boca …