Alberto Fernández contactó a Lula da Silva y le expresó el respaldo argentino

 

 

 

Tras los intentos golpistas de los simpatizantes de Jair Bolsonaro que atacaron la sede del Gobierno, el Parlamento y el Tribunal Superior Federal en la capital Brasilia, la Casa Rosada sigue con atención cómo evoluciona el conflicto.

El presidente Alberto Fernández se mantuvo en contacto con su par brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y se puso a su disposición después de los violentos disturbios que se produjeron el domingo último por parte de miles de personas que simpatizan con Jair Bolsonaro y que destruyeron las instalaciones de diversos edificios públicos como la sede del gobierno de Planalto, en Brasilia, el del Congreso y también el del Tribunal Superior Federal, que alberga a los tribunales del vecino país.

Esos miles de manifestantes pedían la intervención de las fuerzas militares para destituir al titular del Partido de los Trabajadores que se impuso en las elecciones del 30 de octubre por un ajustado margen. Alrededor de 1.200 permanecen detenidos.

A través de una serie de mensajes que publicó en su cuenta de Twitter, Fernández había remarcado un rato después de que se conocieran los hechos que “la democracia es el único sistema político que garantiza libertades y nos obliga a respetar el veredicto popular”. Y también advirtió que “quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías, atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional”, advirtió.

Tras ese intento de golpe de estado, Lula recibió también el apoyo de líderes políticos de todo el mundo, incluyendo al estadounidense Joe Biden, referentes de la Unión Europea como el español Pedro Sánchez, el francés Emmanuel Macron, el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell y el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres.

Tras enterarse de que cientos de personas habían ingresado por la fuerza a distintas áreas del Palacio presidencial, el mandatario argentino llamó inmediatamente a Celso Amorim, principal asesor de Lula. Fernández le aseguró a Amorim que estaba listo para viajar a Brasilia a mostrar su apoyo de manera presencial si lo necesitaban, pero le indicaron que eso no iba a ser necesario porque para ese momento la situación ya estaba controlada.

El embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli, habló también con el canciller de Brasil, Mauro Vieira, en varias oportunidades y mantuvo al tanto de los acontecimientos tanto al presidente Fernández como al canciller Santiago Cafiero.

“Esta situación no hará más que fortalecer las relaciones entre Brasil y la Argentina. Fue amplia la solidaridad que recibió Lula desde todo el mundo. Ha mantenido reuniones en los distintos ámbitos institucionales y está todo bajo control. Paralelamente la Justicia avanza con los testimonios a través de las cámaras y de las pericias sobre los responsables, los instigadores y el financiamiento de estos grupos violentos. Preocupa que se hayan llevado de Planalto armas y municiones. Y también que se hayan destruido elementos históricos”, le contó Scioli ayer a Infobae.

compartir

Leer tambien

Valdés inauguró en Garaví la ampliación del Colegio Secundario

      El gobernador Gustavo Valdés inició un nuevo recorrido por el interior provincial, …